Buscar Imprimir
miércoles, 5 de agosto de 2020

2011 Año Internacional de los Bosques

El Colegio y la Asociación de Ingenieros de Montes, como motivo del Año Internacional de los Bosques, se quiere adherir a la propuesta del 2011 Año Internacional de los Bosques Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB) para difundir los siguientes mensajes:

Los bosques y el aire

  • Más del 40 por ciento del oxígeno del mundo lo producen los bosques pluviales.
  • Los bosques contribuyen al equilibrio del oxígeno, del dióxido de carbono y de humedad en el aire.

Los bosques y el agua

  • Un árbol libera 8-10 veces más humedad en la atmósfera que el área equivalente en el océano.
  • Los bosques protegen las cuencas hidrográficas que suministran el agua dulce a los ríos.
  • La pérdida de los bosques puede afectar los regímenes de lluvias a nivel mundial, especialmente en las principales regiones productoras de alimentos en América latina, en la región central de EE. UU. y en Asia Central.
  • La deforestación origina la erosión de los suelos y la sedimentación de los ríos que reduce el acceso al agua limpia.
  • El estudio "La Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad (TEEB)", estima que los servicios relacionados con el agua de los bosques tropicales representan cada año más de 7,000 dólares americanos por hectárea, es decir, hasta un 45% de su valor total. Esto supera el valor de la madera, el turismo y el almacenamiento de carbono combinado.

Los bosques crean resiliencia a las catástrofes naturales

  • Casi 330 millones de hectáreas de bosques están designados para la conservación de los suelos y el agua, la protección contra las avalanchas, la estabilización de dunas, la lucha contra la desertificación y la protección de las costas. (FRA 2010)
  • Los manglares actúan como una barrera contra los tsunamis, ciclones y huracanes.
  • "Gran Muralla Verde del Sahara": La Unión Europea y la Unión Africana implementan un proyecto para crear una ‘gran muralla verde’ de árboles a través del Sahara para hacer retroceder la desertificación y garantizar la agricultura y los medios de subsistencia en la zona sahelo-sahariana.

Los bosques y la tierra

  • Los bosques abarcan el 31% de la superficie terrestre mundial.
  • Los bosques y la cubierta forestal contribuyen en la lucha contra la degradación de la tierra y la desertificación, estabilizando los suelos, reduciendo la erosión hídrica y eólica y manteniendo el ciclo de los elementos nutritivos en los suelos.
  • Durante los últimos 8,000 años cerca de un 45 por ciento de los bosques originales del planeta han desaparecido, la mayoría de los cuales fueron talados durante el siglo pasado, básicamente por la agricultura

Los bosques constituyen una parte esencial para la solución del cambio climático

  • El carbono en los bosques excede la cantidad de carbono actualmente presente en la atmósfera. FRA 2010 estima que los bosques del mundo almacenan 289 gigatoneladas (Gt) de carbono sólo en su biomasa.
  • El 17,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero deriva de la deforestación y la degradación de los bosques.
  • Los bosques ofrecen el medio más rápido, más rentable y más grande de reducción de las emisiones mundiales. Si redujéramos a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero el mundo se ahorraría aproximadamente 3,7 trillones de dólares EE.UU. entre 2010 y 2200 (The Stern Review on the Economics of Climate Change, 2006).
  • La región mediterránea se enfrenta a un aumento considerable de las sequías y olas de calor, con el resultado de un mayor riesgo de incendios forestales a gran escala, así como una mayor escasez de agua que afectará por igual a la población urbana y a la rural.
  • Una plantación forestal, por término medio, fija anualmente por hectárea de superficie todo el CO2 emitido anualmente por seis coches
  • Los bosques desempeñan una función fundamental en la lucha contra el cambio climático en virtud de la absorción y almacenamiento de carbono de la atmósfera en su vegetación y en los suelos
  • En los bosques se almacena casi la misma cantidad de carbono que en la atmósfera (650 000 millones de toneladas y 760 000 millones de toneladas, respectivamente)
  • Los bosques son un factor determinante en la adaptación al cambio climático, porque ayudan a asegurar la disponibilidad de agua, protegen contra el corrimiento de tierras, previenen la desertificación y proporcionan a las personas medios de subsistencia alternativos

Bosques sanos, personas sanas

  • Los bosques tropicales proporcionan una vasta selección de plantas medicinales utilizadas en medicamentos y la asistencia sanitaria, por valor de 108 mil millones de dólares EE.UU. por año.
  • Más de una cuarta parte de las medicinas modernas proceden de las plantas de los bosques tropicales.
  • Los bosques pueden contener las enfermedades infecciosas. Los bosques tropicales inalterados pueden tener repercusiones sobre las enfermedades transmitidas por animales e insectos:
    • El 40% de la población mundial vive en regiones infestadas por la malaria. Las superficies sumamente deforestadas pueden tener un riesgo de infección de malaria 300 veces superior que las zonas de bosques intactos.
    • El 72% de las enfermedades infecciosas emergentes transmitidas de los animales a los seres humanos procede de la fauna silvestre en contraposición a los animales domésticos. Las superficies deforestadas aumentan el contacto entre la fauna silvestre y los seres humanos y potencian la transmisión patógena.
  • Cerca del 80 por ciento de las personas que viven en el mundo en desarrollo dependen de los productos forestales no madereros, como frutos y plantas medicinales, para satisfacer sus necesidades nutricionales y de salud

Los bosques son nuestros medios de subsistencia/nuestra riqueza

  • 1,6 mil millones de personas en todo el mundo depende de los bosques para la consecución de los medios de vida y las necesidades diarias de subsistencia.
  • El valor bruto añadido en el sector forestal es 468 mil millones de dólares EE.UU.
  • El comercio mundial en productos madereros principales es 235 mil millones de dólares EE.UU.
  • Los bosques tropicales suministran servicios de polinización a la agricultura por el valor de 12 mil millones por año.
  • Dado que más de mil millones de hectáreas de superficies degradadas en todo el mundo son apropiados para la restauración del paisaje forestal, la ordenación forestal de base comunitaria podría ser incorporada en otras actividades económicas rurales existentes.
  • La cuenca mediterránea pierde cada año entre 700 000 y un millón de hectáreas de bosques a causa de los incendios, con unas pérdidas económicas que se calculan en mil millones de euros.
  • La bioenergía procura 135 nuevos empleos sostenibles por cada 10.000 habitantes, frente a los nueve que genera el uso de combustibles fósiles
  • Una central eléctrica a base de biomasa de 10 MW genera 37.000 jornales al año

Los bosques en España

  • En España la superficie forestal crece anualmente unas 190.000 hectáreas.
  • La cantidad de CO2 fijado en los bosques españoles es de 3.008,6 Millones de toneladas y el incremento anual, también de CO2, que fijan nuestros bosques es de 75,1 Millones de toneladas.
  • El conjunto de servicios ambientales que ofrecen los bosques españoles suponen un valor aproximado de 16.500 millones de €.
  • Si por cada litro de hidrocarburo consumido, un céntimo fuera destinado a conservación de nuestros bosques, dispondríamos de 831.000.000€ para cuidar nuestra superficie forestal.
  • La correcta gestión de las masas forestales permite la disminución de hasta un 90% de la escorrentía superficial en bosques, así como la disminución de los arrastres y sedimentos en un 85%, sin olvidar la mejora de la infiltración en los montes arbolados.
  • En España, la acción humana es el riesgo principal de la aparición de incendios forestales, causante del 95 por ciento de los siniestros.
  • En España recuperamos el 72% del papel y cartón que consumimos. Son los materiales que más se reciclan.
  • Con una inversión igual a la realizada por el PLAN E, es decir, 11.000 millones de euros, se podría actuar sobre 4.565.000 hectáreas mediante repoblación o trabajos selvícolas de mantenimiento, generando más de 300.000 empleos estables, sobre todo en zonas rurales.
  • El principal problema de nuestros bosques es que, salvo el caso de los montes catalogados de utilidad pública, la mayoría de los montes españoles carecen de plan gestión
  • En el año 2008, un 12,27% de la superficie forestal (3.376.081 ha) se encontraba sujeta a proyecto de ordenación forestal, proyecto de ordenación, plan dasocrático o plan técnico de gestión. Estas cifras son muy inferiores a las de la UE-27, donde al menos 22 países cuentan con más del 45% de su superficie arbolada sujeta a proyecto de ordenación, y de éstos, 6 países suman el 100%.
  • El 62% de nuestros montes son de titularidad privada
  • La mayoría de los montes públicos son de titularidad municipal aunque de dominio público forestal
  • Las masas arboladas de España crecen al 2,19% anual, bastante más que la media europea (0,51 %).
  • España es el tercer país europeo en superficie forestal arbolada (18,3 millones de hectáreas en 2009), solo por detrás de Suecia y Finlandia.
  • La tasa de aprovechamiento de los montes españoles es del 41%, frente a la tasa media europea del 69%
  • Los bosques españoles absorben 65 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono
  • La posibilidad anual de madera en España es de 46 millones de m3. El volumen de cortas anuales alcanza los 19 millones de m3.
  • La bioenergía garantiza 15 veces más empleo que los combustibles fósiles
  • La biomasa es la fuente de energía que más puestos de trabajo, directos e indirectos, genera por MW instalado y al menor coste para el país
  • La más de 30 plantas de fabricación de pellets instaladas en España tienen una capacidad de producción de 800.000 t/año
  • El 28% de nuestros montes son de titularidad pública
  • Sólamente el 6% de los montes de titularidad privada disponen de plan de gestión
  • El 28% de los montes de titularidad pública disponen de plan de gestión
  • Los ecosistemas forestales de España ocupan algo más de 26M ha, de las cuales casi 18M están arboladas y unas 8M ha están desarboladas
  • Los bosques de coníferas ocupan 5,7 M de hectáreas
  • Los bosques de frondosas ocupan 5,2 M de hectáreas
  • Los bosques mixtos (coníferas-frondosas) ocupan 3,9 M de hectáreas
  • La provincia con mayor extensión de monte arbolado es Cáceres, seguida de Badajoz, Cuenca y Huelva, siendo las de menor Almería, Alicante y Las Palmas.
  • El número de árboles de altura superior a 3 metros y diámetro de tronco superior a 7 centímetros es en España de 4.525 millones (110 árboles por ciudadano).
  • La provincia con mayor patrimonio forestal es Lleida, seguida de Girona, Barcelona y Navarra, siendo las últimas en esta lista Sevilla, Valladolid, Alicante y Las Palmas.
  • La biomasa arbórea total suma 683 millones de metros cúbicos siendo la de mayor volumen Navarra, continuada por A Coruña, Asturias, Lugo y Lleida, y las de menor Almería, Alicante y Las Palmas.
  • Entre los árboles del grupo frondosas la especie con mayor presencia en cabida es la encina (Quercus ilex), seguida del roble negro o rebollo (Quercus pyrenaica y Q. pubescens), el eucalipto (Eucalyptus spp.) y el alcornoque (Quercus suber)
  • En las coníferas la especie de mayor ocupación territorial es el pino carrasco (Pinus halepensis), seguida de los pinos pináster (Pinus pinaster), silvestre (P. sylvestris) y laricio (P. nigra).
  • España posee potencial para producir en torno a once millones de toneladas de biomasa, todo ello sin incrementar el aprovechamiento forestal y agrario actual
  • El conjunto de subproductos forestales y agrarios obtenidos actualmente, de emplearse correctamente para la producción de energía, podrían superar el equivalente al consumo de unos 3,3 millones de toneladas de petróleo
  • La industria española productora de biomasa exporta entre un 70 y un 87% de su producción

Los Espacios Naturales Protegidos en España

  • En España existen 1600 espacios naturales protegidos que suponen algo más de 6 millones de hectáreas terrestres, un 12% de la superficie española, y 250.000 marinas.
  • Más de 1.000 municipios contribuyen con su territorio a la superficie de los espacios naturales protegidos. En estos municipios viven más de 17,5 millones de personas.
  • En España existen 562 ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves), que ocupan casi 10 M de hectáreas.
  • España ha propuesto a la UE un total de 1434 LIC (Lugares de Interés Comunitario), que ocupan 12,3 M de hectáreas

Los bosques y la biodiversidad

  • La deforestación de los bosques higrofíticos cerrados puede contribuir a la pérdida de hasta 100 especies por día.
  • Los bosques albergan más del 80 por ciento de la biodiversidad terrestre
  • Tan solo en la cuenca del Amazonas más de 1 300 especies de plantas forestales se destinan a usos medicinales o culturales
  • Se ha confirmado que no menos de 1 200 especies vegetales se han extinguido. La deforestación de las pluviselvas tropicales cerradas es la causa de la pérdida de la mayor parte de esas especies
  • La pérdida de diversidad forestal significa pérdida de oportunidades de obtención de sustancias medicinales, alimentos, materias primas y empleos

Árboles en la ciudad

  • Una ordenación adecuada de los árboles y bosques que rodean las áreas urbanas permite que las ciudades sean lugares más sostenibles desde el punto de vista económico, social y ambiental
  • Una ciudad dotada de zonas arboladas, con un justo equilibrio entre infraestructuras verdes y grises, se convierte en una ciudad resiliente, capaz de adaptarse al cambio climático y de mitigar sus efectos. Gracias a la absorción del dióxido de carbono y la producción de sombra, los árboles contribuyen a limitar la contaminación, disminuyen el efecto de “islas térmicas” de las zonas urbanas y refrescan el ambiente
  • Además de mejorar la calidad de los entornos urbanos, los bosques situados en las ciudades atenúan los efectos de los fenómenos meteorológicos graves porque actúan como agentes protectores de edificios y carreteras ante los vientos fuertes e inundaciones y aminoran el riesgo de corrimiento de tierras
  • Al refrescar el ambiente, reducir la contaminación y proveer zonas verdes y parques, los bosques urbanos potencian el bienestar físico y psicológico de los habitantes de las ciudades, y contribuyen a reducir el estrés, la obesidad, el riesgo de enfermedades cardiovasculares y por consiguiente los gastos de la sanidad pública
  • La correcta planificación y ordenación de los bosques urbanos juega un papel importante en la conservación de la biodiversidad local. Los corredores verdes y los parques urbanos desempeñan una función crucial en la conservación de la biodiversidad de las zonas naturales que rodean las ciudades, y disminuyen los efectos adversos que la urbanización ocasiona en el paisaje natural
  • La buena ordenación de los bosques urbanos se traduce en nuevas oportunidades laborales para los habitantes y en fuentes adicionales de ingresos para las administraciones. Las propiedades estéticas de una ciudad verde incrementan el valor de los terrenos e inmuebles y atraen a turistas y empresas a las ciudades
  • La plantación de árboles dentro y alrededor de la ciudad contribuye a la lucha contra el hambre y a la reducción de la pobreza y malnutrición en las zonas más pobres. Los árboles son una fuente de productos alimenticios y de productos no madereros que pueden bien ser consumidos o utilizados directamente o vendidos, y que crean nuevos ingresos y afianzan la seguridad alimentaria

Desertificación

  • Las zonas áridas conforman el 41,3 por ciento de la superficie terrestre, cuben más de 100 países y constituyen la base de los medios de subsistencia de más de 2 000 millones de personas
  • La degradación de las tierras áridas, llamada comúnmente desertificación, casi siempre comienza tras la remoción de la vegetación y la destrucción de los bosques
  • Los bosques ocupan un lugar central en la salud y riqueza de las zonas áridas. Funcionan como estabilizador del suelo y tampón contra la desertificación y juegan un papel ideal en la protección y mejora de la calidad del suelo
  • En el Mediterráneo, entre 1992 y 2009, la superficie de tierras arables disminuyó en 7 millones de hectáreas (13 por ciento) en los países del Mediterráneo septentrional, y en 4 millones de hectáreas (9 por ciento) en los del Mediterráneo sudoriental. En la zona costera europea del Mediterráneo, cerca de 300,000 km2 están en un proceso de desertificación que afecta a los medios de subsistencia de 16,5 millones de personas
  • La sostenibilidad a largo plazo de los bosques de zonas áridas está en riesgo debido al incremento de la población, el aumento de la demanda de recursos naturales, la pobreza, los conflictos sociales, la carencia de oportunidades de mercado y de capacidad técnica, el no reconocimiento de la importancia de los bosques de zonas áridas, la falta de políticas, una gobernanza e inversiones apropiadas, y ausencia de integración de los diferentes sectores. El cambio climático también puede repercutir en este proceso al exacerbar los mencionados factores humanos

Los bosques y la energía

  • La madera proveniente de bosques y de árboles fuera del bosque es la fuente de energía renovable más importante, ya que suple más del 9 por ciento de la energía primaria mundial total
  • Los dendrocombustibles son un importante producto forestal que procede de múltiples fuentes, incluidas las tierras arboladas y árboles fuera del bosque, los coproductos de la elaboración de la madera, la madera recuperada y reciclada y los combustibles derivados de la madera elaborados

Los bosques y la seguridad alimentaria

  • Los productos forestales no madereros son a menudo la base de las actividades de las empresas pequeñas. Estos productos pueden ser particularmente importantes en las zonas áridas y semiáridas donde los productos agrícolas son vulnerables a las amenazas externas, tales como sequías y fenómenos meteorológicos extremos
  • Los alimentos forestales y productos arbóreos, como hojas, semillas y nueces, raíces y tubérculos, hongos, miel, animales silvestres e insectos, han sido componentes importantes de las dietas rurales durante miles de años y fuentes de suplementos alimenticios ricos en nutrientes para los hogares rurales

Las montañas

  • Las montañas cubren alrededor del 25 por ciento de la superficie terrestre y son el lugar de vivienda del 12 por ciento de la población mundial
  • Las montañas suministran a más del 60-80 por ciento de la población mundial agua dulce para beber, para usos domésticos, el riego, la generación de energía hidroeléctrica y la industria
  • Las montañas dan sostén a aproximadamente el 25 por ciento de la biodiversidad terrestre y a recursos genéticos esenciales para el desarrollo de los cultivos y razas ganaderas locales adaptados
  • Los ecosistemas de montaña son sumamente vulnerables al cambio climático, y algunas de las consecuencias de este como el rápido derretimiento de los glaciares tienen efectos de gran alcance y son potencialmente devastadores.
  • El cambio climático, el uso inapropiado de la tierra, la deforestación y el aumento demográfico pueden poner en peligro los medios de subsistencia, amenazar la biodiversidad y determinar desastres tales como los corrimientos de tierra y las inundaciones

Ordenación de cuencas hidrográficas

  • Las cuencas hidrográficas y humedales forestales suministran el 75 % del agua dulce accesible en el mundo para satisfacer las necesidades domésticas, agrícolas, industriales y ecológicas
  • Aproximadamente un tercio de las mayores ciudades del mundo obtienen parte importante de su agua potable directamente de zonas forestales protegidas. Las poblaciones de grandes ciudades como Bombay, Bogotá y Nueva York dependen de los bosques para su suministro hídrico. Este porcentaje se elevará a medida que los núcleos urbanos crezcan en tamaño y población
  • Los bosques actúan como filtros naturales del agua. Los bosques minimizan la erosión local del suelo, reducen los sedimentos en las masas de agua (humedales, estanques, lagos, arroyos y ríos) y detienen o filtran los contaminantes del agua en la hojarasca
  • Los bosques desempeñan un papel crucial en la creación y el fortalecimiento de la resiliencia. Los bosques gestionados de forma sostenible contribuyen en medida significativa a reducir la erosión del suelo y el riesgo de desprendimiento de tierras y avalanchas, catástrofes naturales que pueden alterar las fuentes y el suministro de agua dulce. Los bosques protegen y rehabilitan las zonas de tierras altas proclives a la degradación y la erosión del suelo

Los Beneficios de los árboles urbanos

  • Los árboles juegan un papel importante en el aumento de la biodiversidad urbana, proporcionando a las plantas y animales un hábitat, alimento y protección.
  • Un árbol maduro puede absorber hasta 150 kg de CO2 al año. Como resultado, los árboles juegan un papel importante en la mitigación del cambio climático. Especialmente en ciudades con altos niveles de contaminación, los árboles pueden mejorar la calidad del aire, haciendo de las ciudades lugares más saludables para vivir.
  • La ubicación estratégica de los árboles en las ciudades puede ayudar a enfriar el aire entre 2 y 8 grados Celsius, reduciendo así el efecto de "isla de calor" urbano y ayudando a las comunidades urbanas a adaptarse a los efectos del cambio climático.
  • Los árboles grandes son excelentes filtros para contaminantes urbanos y partículas finas. Absorben gases contaminantes (tales como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono y óxidos de sulfuro) y filtran partículas finas como polvo, suciedad o humo del aire atrapándolos sobre las hojas y la corteza.
  • Las investigaciones demuestran que vivir cerca de los espacios verdes urbanos y tener acceso a ellos puede mejorar la salud física y mental, por ejemplo disminuyendo la tensión arterial alta y el estrés. Esto, a su vez, contribuye al bienestar de las comunidades urbanas
  • Los árboles maduros regulan el flujo del agua y desempeñan un papel clave en la prevención de inundaciones y en la reducción de riesgos de desastres naturales. Un perennifolio o árbol maduro de hoja verde permanente, por ejemplo, puede interceptar más de 15 000 litros de agua al año.
  • Los árboles también ayudan a reducir las emisiones de carbono ayudando a conservar la energía. Por ejemplo, la colocación correcta de los árboles alrededor de los edificios puede reducir la necesidad de aire acondicionado en un 30 por ciento y reducir las facturas de calefacción en invierno entre un 20 y 50 por ciento.
  • La planificación de paisajes urbanos con árboles puede aumentar el valor de una propiedad en un 20 por ciento y atraer turismo y negocios.



Escudo del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes
© Colegio Oficial de Ingenieros de Montes
C/ Cristóbal Bordiú 19-21. 28003 Madrid. Telef.: 91 534 60 05. Fax: 91 534 61 04
Contactar  | Situación  | Mapa Web  | Publicidad  | Versión 4.0
Este sitio web utiliza los estándares definidos por el grupo W3C: XHTML - CSS3