Buscar Imprimir
domingo, 31 de mayo de 2020

Recomendaciones de la Sesión sobre el uso eficiente de los recursos naturales y mercados de los servicios de los ecosistemas

El uso eficiente de nuestros recursos naturales, de nuestro Capital Natural (CN), es enormemente importante para nuestra economía. Su visibilidad económica en la toma de decisiones de gobiernos y empresas abrirá las puertas a nuevas oportunidades de crear riqueza y empleo derivado de la dependencia que la economía tiene de los activos naturales del planeta.

Los países a la vanguardia en el liderazgo de la economía del conocimiento están empezando a introducir un cambio fundamental en la política de medio ambiente. En lugar de centrarse en las especies o hábitats son pioneros de un enfoque basado en los ecosistemas. Por un lado, apoyan las estrategias de gestión del CN en el marco de los proyectos de Evaluación Nacional de los Ecosistemas, impulsando las oportunidades de invertir en la Naturaleza de aquellas actividades que dañan y dependen del CN y diseñando e implementado, por otro lado, los instrumentos de mercado que permitan reducir y compensar los daños a los activos naturales y los servicios que generan.

El último informe de Forest Trends presentado en el marco de la Sesión sobre el uso eficiente de los recursos naturales y mercados de los servicios de los ecosistemas celebrada en Madrid el pasado mes de septiembre señala que los mercados relacionados con las compensaciones de los daños residuales a la biodiversidad alcanzaron, en términos globales, los 3.000 millones de euros anuales, los constituidos para la calidad del agua, los 900 millones de euros y los incipientes mercados voluntarios de carbono forestal establecidos principalmente en Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido o Nueva Zelanda, contabilizaron transacciones que alcanzaron los 400 millones de euros, con su correspondiente traducción en términos de creación de infraestructura verde y empleo.

El Capital Natural es riqueza, en la misma línea que lo son los capitales físico, social y humano de las naciones. En el recientemente publicado informe del Panel de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015, destaca que el CN estará en el corazón de la Agenda. La primera cumbre mundial GLOBE- Organización de Legisladores Global- celebrada en Rio+20, en la que participó España, adoptó el Plan de Acción GLOBE sobre Capital Natural, reconociendo el papel crucial que los legisladores del mundo pueden y deben jugar en la creación de estructuras para apoyar las cuentas nacionales sobre CN y puso en marcha la Iniciativa GLOBE sobre CN.

En este escenario de acción política para controlar el uso eficiente de los limitados servicios de los ecosistemas, alimentar los debates sobre el estado del CN de las naciones requerirá fluida y actual información, a lo que se une la fuerte presión de los organismos internacionales, como Naciones Unidas, o de los propios organismos europeos como Eurostat, obligando a las oficinas nacionales de estadística a implicarse de lleno en el proceso de liderazgo de los sistemas de cuentas económicas ambientales y a confeccionar y actualizar constantemente nuevos módulos de las cuentas relacionadas con los activos naturales del país, como las cuentas del agua, las cuentas de los residuos, las cuentas de los bosques, las cuentas de los ecosistemas o las cuentas de existencia de materiales.

Estos considerandos, entre otros, aconsejan las siguientes

RECOMENDACIONES

1.- El concepto de Capital Natural (CN) engloba el stock limitado de los recursos naturales renovables y no renovables del planeta y sus servicios, es decir, la gea, el suelo, el aire, el agua, la flora y la fauna, de los cuales los seres humanos dependemos para nuestra seguridad y bienestar. La gestión del CN es una cuestión horizontal, nos implica a todos, a todo tipo de profesionales, administraciones y empresas.

2.- El actual modelo de economía lineal degrada la naturaleza, un nuevo modelo económico deber ser diseñado, de manera que integre el verdadero valor del CN en su pensamiento y en la toma de decisiones a todos los niveles para apoyar y promover el desarrollo futuro.

3.- La cantidad y calidad del CN establece límites o barreras al crecimiento del país, por lo que debe ser considerado en las políticas de oferta y ha de tener su propio eje en el Programa Nacional de Reformas (PNR). Su materialidad debe ser contemplada, como una clara apuesta innovadora, en los estados financieros de las empresas y en la evaluación de riesgos de las entidades financieras, inversoras y aseguradoras.

4.- Los gobiernos no están obteniendo el éxito deseado intentando proteger la naturaleza contra el desarrollo, necesitamos invertir en la naturaleza para el desarrollo. Invertir en infraestructura verde es tan necesario como hacerlo en otro tipo de infraestructura y equipamiento. Alinear el pilar I y el pilar II de la PAC, y los objetivos de sostenibilidad asociados al impacto y dependencia del CN de las empresas, con la creación de infraestructura verde y la extensión de los activos naturales y los servicios de los ecosistemas contribuirá a crear empleo y numerosos beneficios ambientales para los sectores económicos y sociales del país.

5.-La escasez de los servicios de los activos naturales y de los propios activos, hoy muchos de ellos gratuitos, obligará a fijar precios y conducirá a los gobiernos a establecer regulaciones más exigentes y mecanismos impositivos para intentar reflejar su verdadero coste. Los mercados de los servicios de los ecosistemas protegerán la naturaleza y contribuirán de una manera eficiente a gestionar esta escasez, la escasez de los servicios que proyectan a la sociedad y elevarán el nivel de rentas de las familias de nuestro rural.

6.- Los mercados ambientales domésticos han tenido éxito en el cumplimento de importantes objetivos, como la reducción del SO2, del NO2 y otros gases. Cada país tiene que hacer frente a sus propios deberes ambientales mediante sus propios mercados nacionales de servicios de los ecosistemas, como los mercados de carbono forestal, de calidad del agua, de conservación de suelos o de hábitats, que con carácter obligatorio o voluntario debemos establecer sin dilación.

7.-Resulta absolutamente necesario disociar el crecimiento de la economía del consumo de los recursos naturales, usar menos recursos por unidad de PIB, por lo que crear nuevos activos naturales y reducir el impacto sobre el CN es el gran reto de la sostenibilidad.

8.-La gestión del CN es la nueva frontera para el liderazgo de los negocios, es un vector principal del cambio organizativo empresarial, por eso necesitamos medir su valor, contener sus pérdidas y la degradación asociada a la falta de visibilidad económica, de materialidad, de los servicios de los ecosistemas de los que depende la actividad económica. Medir, gestionar y declarar el impacto total sobre el CN facilitará a las empresas crear valor sostenible para sus accionistas y sus grupos de interés.

9.-Los indicadores convencionales como el PIB dicen poco sobre el crecimiento sostenible. Es necesario que nuestro Gobierno integre el valor de los servicios de los ecosistemas nacionales en el marco de las cuentas económicas y ambientales nacionales, aplicando los innovadores mecanismos de cálculo de este valor, para que los legisladores puedan fiscalizar la eficiencia en el uso de los limitados activos naturales de la nación, mejorando así el papel de control del Parlamento e ilustrando el debate de estas específicas políticas públicas. En este sentido resulta aconsejable constituir un Capítulo GLOBE en el Parlamento español que ejerza el liderazgo político sobre el estado de conservación del CN de la nación.

10.- La noción de CN es la fuerza capaz de conectar economía y ecología y su gestión nos implica a todos, a todo tipo de profesionales, administraciones, empresas y a la sociedad en general. La constitución de una Comisión Nacional sobre Capital Natural, liderada por la institución responsable de la política económica, que desarrolle la contabilidad del CN, recoja y procese información, establezca definiciones y clasificaciones, integre datos de diferentes fuentes, garantice un trabajo de calidad en el marco de los estándares nacionales e internacionales, facilite un servicio de información de cobertura nacional e impulse la declaración del impacto y dependencia del CN de los sectores económicos, no debería demorarse.

Autor: FCN . Publicado: 13/11/2013 Enlace directo a este contenido


Escudo del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes
© Colegio Oficial de Ingenieros de Montes
C/ Cristóbal Bordiú 19-21. 28003 Madrid. Telef.: 91 534 60 05. Fax: 91 534 61 04
Contactar  | Situación  | Mapa Web  | Publicidad  | Versión 4.0
Este sitio web utiliza los estándares definidos por el grupo W3C: XHTML - CSS3