Buscar Versión imprimible
domingo, 24 de septiembre de 2017 |

Sala de Prensa




Sobre la desamortización de Montes de Utilidad PÚblica
Fecha de publicación: 04/02/2013
El Colegio de Ingenieros de Montes, en respuesta a las inquietantes noticias publicadas en los medios de comunicación sobre la posible desamortización de montes públicos pertenecientes al Catálogo de Utilidad Pública quiere recordar a la opinión pública que...
La riqueza del monte, patrimonio y derecho de la sociedad

El Colegio de Ingenieros de Montes, en respuesta a las inquietantes noticias publicadas en los medios de comunicación sobre la posible desamortización de montes públicos pertenecientes al Catálogo de Utilidad Pública quiere recordar a la opinión pública que:

Los montes públicos, y de manera particular los inscritos en el Catálogo de Utilidad Pública, son parte sustancial de nuestra Naturaleza, representan uno de los pilares clave para su conservación en España, son activos naturales estratégicos para la política forestal del país y garantizan y materializan el derecho de todos los españoles a disfrutar del medio ambiente que recoge el artículo 45 de nuestra Constitución.

Las desamortizaciones o enajenaciones practicadas sobre la propiedad forestal pública en el siglo XIX tuvieron desastrosas consecuencias para nuestra Naturaleza que aún hoy no hemos logrado reparar. Destruyeron cinco millones de hectáreas de capital natural y los servicios de sus ecosistemas patrimonio de todos los españoles, crearon un notable desasosiego social, desencadenaron una intensa deforestación, la destrucción de valiosos hábitats, la erosión de los suelos, las inundaciones catastróficas, incrementaron la riqueza de los especuladores y en absoluto resolvieron la buscada liquidez de la Hacienda pública. Más bien incrementaron sus costos y los problemas ambientales nacionales.

Regresar a los fracasados e irresponsables métodos desamortizadores del pasado para tratar de solventar parte de las penurias de la caja pública no es la solución que los españoles esperamos. La crisis y el déficit público no se resuelven enajenando los montes de utilidad pública, auténticos monumentos de nuestra Naturaleza.

Reconocemos el trabajo anónimo y cotidiano de los funcionarios públicos al servicio de la protección y defensa -incluida la indebida apropiación- de nuestros montes y activos naturales públicos, y valoramos excepcionalmente su permanente dedicación a la conservación e incremento del patrimonio forestal en aras de su uso y disfrute por todos los españoles.

Los valores más profundos de la nación

Los montes y sus ecosistemas, particularmente los que constituyen el capital natural público de España, representan los valores más profundos de la nación: son un legado que con mucho esfuerzo nos han transmitido nuestros antepasados para que sean disfrutados responsablemente por nuestra generación, y entregados en mejores condiciones a nuestros sucesores.

Su contribución al bienestar económico y social de todos los españoles se visualiza a través de su insustituible papel en el mantenimiento de la calidad del aire, del agua, del suelo, del paisaje, de la regulación de avenidas, de la protección de infraestructuras y núcleos urbanos, y del libre acceso al uso recreativo por todos los españoles.

El valor o renta de estos y otros servicios de los ecosistemas forestales españoles alcanza la cifra de 17.000 millones de euros anuales, lo que equivale a 650 euros por hectárea en agua, sumideros de carbono, biodiversidad, paisaje y recreo entre otros, lo que supone una elevada rentabilidad económica y social para la nación de estos servicios ambientales.

Nadie vendería nuestro patrimonio histórico-artístico

Apelamos a la sensatez, prudencia y visión estratégica de nuestros legisladores y dirigentes políticos en la toma de decisiones sobre asuntos tan trascendentales para la nación como los montes públicos, infraestructuras naturales del país y patrimonio de todos los españoles, con el fin de evitar los errores conocidos de nuestra historia forestal. Las recientes iniciativas desamortizadoras de los activos forestales públicos supusieron un sonoro fracaso social en el Reino Unido y una pérdida de credibilidad para el gobierno Cameron, que tuvo que retirarlas y disculparse públicamente.

En España no se puede abrir una crisis ambiental como la que provocaría la venta especulativa de valiosos activos públicos naturales, ventas que nos trasladarían a momentos de la historia de España que no se deben repetir, desestabilizarían la frágil seguridad de nuestros montes y pondrían en riesgo los beneficios generales que proporcionan los montes de utilidad pública.

De la misma manera que nadie en nuestro país pensaría en la venta de nuestro riquísimo y único patrimonio histórico artístico como solución económica a esta crisis, tampoco nuestros tesoros forestales, que además son nuestros protectores, pueden ser descatalogados y enajenados.

El Colegio de Ingenieros de Montes, fiel a sus obligaciones estatutarias, pondrá al servicio de la sociedad todas sus capacidades en defensa del capital natural público de España y de los valiosos servicios ambientales que prestan a todos los españoles, al tiempo que muestra su predisposición par ofrecer las soluciones técnicas y económicas más apropiadas para el mejor aprovechamiento y conservación de los montes españoles.

(Enlace permanente a esta nota)
Comentar: (Sólo Colegiados) | Compartir


Escudo del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes
© Colegio Oficial de Ingenieros de Montes
C/ Cristóbal Bordiú 19-21. 28003 Madrid. Telef.: 91 534 60 05. Fax: 91 534 61 04
Contactar  | Situación  | Mapa Web  | Publicidad  | Versión 4.0
Este sitio web utiliza los estándares definidos por el grupo W3C: XHTML - CSS3